603548374a99a.r_d.1531-1154-3454-2

Vinos con un intenso sabor a El Bulli

Artículo publicado en La Vanguardia el 24 de febrero de 2021.

La marca hace honor a la célebre frase de Cruyff

Cada día, al ir y volver de El Bulli, donde era sumiller, David Seijas veía los viñedos de la finca de Mas Marès. “Me tenían enamorado”, confiesa. Soñaba con llegar a elaborar un vino con aquellas uvas. Tras el cierre del famoso restaurante de Ferran Adrià llegó el momento de cumplirlo.

Consciente de que una cosa es tener sueños y otra muy distinta es llevarlos a cabo, confió “la parte menos romántica de los números” a su actual socio Guillem Sanz. Juntos crearon Gallina de Piel, una bodega cuyo nombre hace honor a la célebre frase del difunto entrenador del Barça Johan Cruyff, de quien Seijas era un gran admirador.

Gallina de Piel es una bodega atípica, siguiendo el más puro estilo bulliniano. No tiene viña propia ni bodega. “Embotellamos historias y para cada historia firmamos una joint venture con una bodega distinta”, explica Seijas. Desde su primera vendimia, en el 2016, han embotellado cuatro historias que han dado vida a cuatro vinos.

Cuatro historias para cuatro vinos

El primero de ellos es La Roca del Crit, un tinto elaborado con las uvas de la viña que tenía el corazón robado a Seijas. El nombre es un recuerdo a la roca que había detrás de El Bulli, adonde el sumiller iba a soltar un grito para aliviarse cuando el servicio se complicaba.

El segundo vino que Gallina de Piel descorchó es Manar dos Seixas, un blanco elaborado en Galicia, de donde procede la familia del emprendedor. Seixas, palabra de la que deriva el apellido Seijas, significa paloma brava en portugués.

La tercera creación de la firma es Ikigall, otro blanco. Combina el concepto japonés ikigai (el significado de la vida) y la palabra gallo, un guiño al Penedès, de donde procede este caldo. Mimetic, un tinto ilustrado con un gallo que llega de Calatayud, es la última historia embotellada de Gallina de Piel. 

Pero habrá más historias embotelladas y muy pronto: los dos próximos lanzamientos están previstos para dentro de unas pocas semanas.

Seijas y Sanz quieren hacer llegar estas historias a todo el mundo. “Más de la mitad de la facturación ya es exportación: vendemos a países como el Reino Unido, Países Bajos, Suecia… puntualmente también hemos vendido a China, Perú y Brasil y estamos intentando entrar en Estados Unidos y Japón”, explica Sanz.

La empresa prevé llegar a los 600.000 euros este año

Con sede en Aiguaviva y un equipo de 14 personas, Gallina de Piel facturó cerca de medio millón de euros el año pasado y el objetivo para este año es crecer hasta los 600.000 euros. El crecimiento se ha visto frenado por la covid, al ser la restauración su principal cliente . También han tenido que adaptarse a la nueva normalidad, ofreciendo experiencias gastronómicas online. Con lo que no ha podido la pandemia es con su desbordante creatividad.

Un avance: están ultimando el lanzamiento de la primera tabla periódica del vino.

Haz clic aquí para leer el artículo original de La Vanguardia

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Shopping Basket